Matrimonio y un anillo



En algún momento todos nos hemos planteado la posibilidad del matrimonio. Muchos de nosotros ya nos hemos comprometido legalmente con la institución de los casados, por así decirlo. 

La idea del matrimonio trasciende la cultura y la historia como una organización necesaria de una sociedad exitosa. 

Aunque el matrimonio se interpreta de diferentes maneras en todo el mundo, generalmente se define como la unión de una persona del sexo opuesto como esposo o esposa en una relación consensuada y contractual reconocida por la ley. 

El matrimonio se anuncia como la base de la familia y crucial para la crianza saludable de nuestras generaciones futuras. 

Todo esto está muy bien, ya que el matrimonio no solo es moralmente ventajoso para la sociedad, sino también financieramente beneficioso.

 El matrimonio, sin embargo, también es una industria. El evento principal, por supuesto, es la ceremonia de la boda.

¿Qué significa el matrimonio como tradición?

 Cada tradición involucrada desde la ropa, los ramos, el pastel y las joyas pueden terminar costando una pequeña fortuna.

Sin embargo, es el anillo de bodas aquel elemento fundamental que simboliza la unión entre dos personas.

 “No reparar en gastos” parece ser la actitud de las partes involucradas cuando comienzan su viaje por el camino del matrimonio. 

Pero, ¿realmente es importante la parte tradicional? Después de todo, la ceremonia en sí no es requerida a los ojos de la ley. 

Sin embargo, para dos personas que se aman, suele ser muy importante celebrar este acontecimiento y compartirlo con los seres queridos.

Las opiniones varían, desde la idea de que la ceremonia es un símbolo del inicio de un vínculo duradero y merece ser celebrada como tal, hasta la visión más estricta, en un intento de honrar y continuar con las tradiciones de nuestro ancestros

Pero hay otra razón menos intrínseca basada únicamente en la salud financiera de la industria de las bodas.

Piensa en el anillo de compromiso que hará mella en tu billetera. Lo que sea que tengas que hacer, vender algunas de tus pertenencias, obtener un préstamo, obtendrás ese anillo. ¿Por qué?

Porque es tan tradicional como los comerciales recurrentes de anillos de compromiso que les recuerdan a ambos que un anillo de diamantes es el símbolo mismo de su matrimonio.

Los diamantes han acaparado el mercado en la industria de bodas de miles de millones de dólares en lo que respecta a los anillos de compromiso. 

La industria del diamante ha creado una atmósfera de presión con sus ingeniosos anuncios que promueven la idea de que un anillo de diamantes es el medio por el cual se entrega materialmente la verdadera expresión de amor y sacrificio. 

Sin embargo, toma en cuenta que más que angustiarte y endeudarte por varios años, puedes comprar un anillo de boda sencillo, que de igual manera, va a representar la unión que tengas con tu pareja en el matrimonio.

Piensa en lo importante del concepto de la ceremonia como tal, donde vas a unir tu vida con otra persona, más que en la pompa y el lujo.

Si está dentro de tus posibilidades, prepara una hermosa ceremonia, pero si son una pareja sencilla ¿por qué no invertir en su proyecto de vida como pareja?.

Quizás no sea tan comercial no figure en los catálogos de las revistas, pero es la esencia del matrimonio en si, la unión de dos personas que se aman para toda la vida.


Publicar un comentario

0 Comentarios